¿Mantequilla o Margarina? La Gran duda de siempre

Categoría:

¿Mantequilla o Margarina?

Estoy segura de que esta pregunta se la ha planteado el 90% de las personas en algún momento, ya sea para comer unas tostadas ricas o para preparar cualquier tipo de postre delicioso. 

Recuerdo que en mi infancia, eran típicos los bocadillos de mantequilla a la merienda, a los que le añadimos azúcar para hacer un bocadillo sabroso, ¿a alguien le suenan? y también recuerdo esa pregunta con la que comienzo este post ¿qué es mejor…mantequilla o margarina? Pero si parecen iguales! las dos vienen en un formato similar y además tienen la misma forma y consistencia!

Pues son muy diferentes entre ellas, y a continuación os voy a explicar el motivo, tanto en su composición y aporte nutricional como en cual debemos de escoger y porque tenemos que saber las diferencias,. 

Lo primero que tenemos que saber es qué es la mantequilla, y qué es la margarina así que vamos al quid de la cuestión! : 

MANTEQUILLA 

La mantequilla se obtiene de la nata de la leche, la cual se bate, por lo tanto podemos decir que es la grasa de la leche, conteniendo un 80-85%  de grasa y un 15-20% de agua (a algunas también se les añade sal).

¿Y qué nos aporta a nivel nutricional? La principal grasa saturada, es de origen animal, así que su consumo aumenta los niveles de colesterol malo (LDL) . Aunque sea un alimento graso hay que destacar que como positivo contiene una fuente importante de vitaminas liposolubles A, E y D. La vitamina A y E son potentes antioxidantes y la vitamina D favorece la absorción de calcio.

En el mercado podemos encontrar también otras variedades que contienen menor % de grasa, como son las mantequillas ¾ que contienen un 60% menos de grasa y también las llamadas semimantequillas , que son las conocidas como “light” o “ligeras” que el contenido de grasa se reduce a un 20-40%.

¿Y estas últimas son todas iguales? ¿Contienen los mismos ingredientes? 

Pues la respuesta es NO. Como siempre, a la hora de escoger una marca u otra, hay que leer si o si los ingredientes. Para conseguir que una mantequilla sea ligera y fácil de untar se le añaden gelificantes y normalmente aromas y colorantes para parecerse a la auténtica mantequilla. 

Hasta ahí, más o menos bien, pero algunas marcas añaden además ingredientes innecesarios y que no son recomendados para el organismo, como puede ser el aceite de palma, o incluso añaden azúcares como la maltodextrina que tampoco deberíamos de consumirla en la mantequilla. 

Os dejo dos ejemplos:

MARGARINA

La margarina se elabora con grasas vegetales, aunque puede contener un 3% de grasa láctea. Esa es la principal diferencia con la mantequilla, sus grasas son de origen vegetal por lo que contienen grasas mono y polinsaturadas frente a las grasas saturadas que contiene la mantequilla por ser de origen animal. 

En cuanto a vitaminas, la margarina solo contiene vitamina E y K, aunque en el proceso de elaboración se enriquecen con otras vitaminas añadidas. 

Si leemos hasta aquí, podríamos tener claro por cual decantarnos, sin duda por la margarina ¿no?, no contiene grasas saturadas así que todo va bien…pues siento decir que pensar eso es un ERROR

Es cierto que la margarina nació con el objetivo de ofrecer una alternativa más saludable que la mantequilla, pero debido a su proceso de elaboración tuvieron que matizar este criterio. 

– Os cuento: la margarina se crea a nivel industrial, lo cual convierte el aceite vegetal en sólido. Este proceso se realiza mediante un proceso de hidrogenación, lo que provoca que durante ese proceso se originan los ácidos grasos trans, que aumentan el colesterol LDL (malo) y disminuyen el HDL (colesterol bueno). 

Hoy en día, la mayor  parte de fabricantes ya no usan ese proceso pero les añaden ciertos aditivos o colorantes para darles la consistencia deseada. 

Sin embargo, la mantequilla tradicional, se obtiene de manera más natural, sin procesos químicos. 

Voy a mostrar 3 imágenes en la que aparecen los ingredientes de 3 margarinas diferentes:

Como se puede observar, las dos primeras contienen aceite de palma, el cual deberíamos de eliminar de nuestra dieta e intentar no consumirlo en ningún alimento. Sin embargo, la última imagen nos muestra una margarina que se elabora con aceites y grasas vegetales que sí podemos incluir en nuestra dieta. De ahí, la importancia de mirar siempre el etiquetado…

¿Cuál es la conclusión? 

Deberíamos de sustituir cualquiera de las dos opciones  por el aceite de oliva virgen o virgen extra ya que no contiene colesterol ni grasas hidrogenadas y es rico en ácidos grasos monoinsaturados y antioxidantes.  Pero si quieres seguir disfrutando de el sabor de la mantequilla o margarina debemos de tener claro las siguientes pautas: 

-Consumo ocasional no superior a 10 gramos en personas sanas que no tengan sobrepeso, problemas cardiovasculares o hipertensión. 

-Las personas con sobrepeso u obesidad  deberían de optar por las opciones light o ligeras, respetando el límite de 10 gramos. 

-En caso de enfermedades cardiovasculares es mejor optar por las margarinas, que sean ricas en esteroles vegetales y grasas poliinsaturadas. 

Y una de las cosas más importantes es leer sus ingredientes y etiquetado para así optar por la que sea más “saludable”. 

En mi casa la que tengo en la nevera es mantequilla Asturiana ligera fácil de untar.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 4 Promedio: 4.8)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *