Aceite de oliva, virgen y girasol, ¿cuándo usarlos?

Categoría:

Seguramente si te pregunto qué aceite es mejor me responderás sin duda ninguna que el aceite de oliva, y el virgen extra ya es el top de los aceites, porque desde hace unos años así nos lo han hecho saber. 

Las ventas del aceite de oliva se empezaron a disparar hace años pero ¿por qué? Si los dos tipos de aceite son beneficiosos… ¿Cuál es la diferencia? ¿Qué beneficios nos aporta el de oliva? ¿Porque es más caro? 

Es cierto que en España el mayor aceite que consumimos es el de Oliva, seguido de el de girasol, ya que los dos son grasas vegetales con un % de materia grasa superior al 99%. Pero cada tipo de aceite tiene una composición diferente que marca la diferencia en cuanto al sabor pero sobre todo a los beneficios que contiene. ¿Cuándo escoger uno u otro? 

Bien, antes de llegar a ese punto voy a hablar un poco de cada tipo de aceite, porque varía la graduación y la composición. 

Lo primero de todo es diferenciar el Aceite de Oliva de Aceite de Girasol. 

El aceite de Oliva destaca por ser rico en grasa monoinsaturada y esencialmente en ácido oleico, perteneciente a la familia de omega 9. Este tipo grasa monoinsaturada tiene carácter protector del sistema cardiovascular ya que ayuda a reducir la tensión arterial, el colesterol “malo” y aumentar el colesterol “bueno”. 

También posee Polifenoles, que son antioxidantes y antiinflamatorios.

Sin embargo, y no por ello menos saludable, el aceite de girasol es rico en ácidos grasos poliinsaturados conteniendo ácido alfa-linolénico (Omega 3) y ácido linoleico (Omega 6).  Este tipo de ácidos grasos también tienen beneficio para la presión arterial, son positivos para la inflamación y ayudan en la coagulación. Hay que destacar que este tipo de aceite contiene más vitamina E y por tanto, posee efecto antioxidante. 

¿Y si los dos son beneficiosos por qué se recomienda consumir aceite de oliva?

Pues una de los principales motivos es  porque el aceite de girasol, al cocinarlo, se quema antes expulsando sustancias que son nocivas para el organismo, ya que este tipo de aceite no soporta tan bien como el de oliva las altas temperaturas de cocción. 

Pero si los comparamos tomándolo en crudo cualquiera de los dos son beneficiosos para la salud.

¿Qué nos aporta cada uno?

 

Aceite de GIRASOL

  • Ayuda a prevenir el asma, la artritis, reuma o cáncer de colon. 
  • La vitamina E ayuda a proteger contra la enfermedad de Párkinson.
  • Protege las células del organismo del Cáncer

 

Aceite de OLIVA

  • Tiene propiedades antibacterianas, sobre todo es eficaz contra la bacteria Helicobacter Pylori (tipo de bacterias que causan úlceras y cáncer de estómago). 
  • Aumenta el PH del organismo favoreciendo la absorción del calcio y magnesio.
  • Ayuda a reducir el dolor de las articulaciones y la hinchazón de la artritis reumatoide. 
  • Los polifenoles potencian el nacimiento de nuevas neuronas. 
  • Ayuda a aumentar las funciones cognitivas y metabólicas. 
  • Provoca un mayor desarrollo cerebral. 
  • Previene la diabetes ya que tiene efectos beneficiosos sobre la glucemia y la sensibilidad a la insulina. 
  • Mejora el sistema inmunológico 
  • Previene enfermedades cardíacas y reduce el colesterol. 
  • Previene el Alzheimer.

Dentro del aceite de oliva, ¿cuál es el mejor? 

Cuando hablamos de aceite de oliva hay que saber qué diferencias nos podemos encontrar ya que existen variedades que se ven reflejadas en el precio en influyen en su valor y calidad. Todo esto va a depender de su  modo de extracción y los grados de fermentación a los que se expone la materia prima. 

A continuación te detallo los tipos de aceite de oliva que te puedes encontrar: 

  • Aceite de orujo de oliva: Se extrae a partir del residuo de las aceitunas: huesos, pieles…, que luego se refina y se mezcla con algo de aceite virgen. Es de peor calidad, pero muy adecuado para su uso en freidora.

Aceite de oliva: También conocido como “aceite refinado”, se obtiene de mezclar el aceite normal, obtenido al refinar el lampante, y aceite de oliva virgen. Según el porcentaje de aceite virgen se clasifica en aceite refinado suave o intenso. Es apropiado para: 

  • Freír: el aceite de oliva es mejor para freír que los aceites de semillas, pues alcanza mayor temperatura  (el punto de humo es más elevada)
  • Guisar
  • Para mayonesa y salsas (se puede rebajar con girasol)

Aceite de oliva virgen (AOV): Se obtiene por métodos físicos. Tiene una acidez máxima de  2 º, aroma frutado, presenta pequeños defectos. Es el más apropiado para guisos de cualquier tipo. También es bueno en ensalada, aunque sus  propiedades son inferiores a las del Aceite de oliva virgen extra.

Aceite de oliva virgen extra (AOVE): Es el de mayor calidad y el más valorado. Se extrae por métodos físicos a partir de la aceituna. Acidez máxima 0,8 º, aroma frutado y sin defectos. Es el más apropiado para:

  • Preparaciones en crudo: ensaladas, aliños de todo tipo, gazpachos
  • Para terminar un plato de pescado al horno
  • Para aliñar verdura asada o cocida

¿Cuál utilizo yo? 

Siempre cocino con Aceite de Oliva tanto para freír como para guisos, cocidos, asados…etc y en mis ensaladas no falta el Aceite de Oliva Virgen Extra. 

Yo me decanto por estos, ¿y tú?

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *